Inicio |  Foro | HistoriaCatálogo / ReviewsDosieres | Glosario | EntrevistasLista de precios | EnlacesCréditos 





El coleccionismo en Neo Geo tiene un carácter sumamente dinámico, ya que para todos aquellos que deseamos tener una colección exclusiva, muchas veces implicará  un movimiento de títulos comprados o vendidos más o menos constante. Tanto si recibimos algún título nuevo, como si ya hemos conseguido los juegos que queríamos, la cuestión es que deberemos documentar perfectamente el estado de nuestra colección,  conservándolos en perfecto estado, e intentando que mientras estén en nuestro poder, el deterioro en los mismos sea nulo.El siguiente artículo está dirigido a todos los coleccionistas de Neo Geo en general, aunque muy especialmente al formato AES. Esperamos que con estos consejos, vuestros títulos sigan tan cuidados como el primer día. Vamos a dedicar una primera parte al proceso a seguir para un buen mantenimiento de los títulos, y tras eso, exponemos algunos consejos a la hora de almacenarlos en su estantería.

  EL MANTENIMIENTO      

Lo primero de todo antes de empezar el proceso de mantenimiento y conservación, es confeccionar una tabla mediante cualquier programa ofimático que se ajuste a nuestras necesidades. En el ejemplo, creamos una tabla en la cual las filas corresponderán a los títulos de nuestra colección, y las columnas indicarán el estado general del título. Son necesarias como mínimo cuatro columnas, correspondientes a:

  • - El estado de la caja
  • - Estado del insert
  • - Estado del manual
  • - Estado del cartucho.

También pueden añadirse otras columnas que completen la información, a discreción del coleccionista, como por ejemplo si el juego incluye la bolsa para el manual, etc.

Una vez hemos acabado la tabla, llega el momento de preparar todo el material y el espacio necesarios para dicho mantenimiento. Lo primero como no, es encontrar un lugar adecuado donde poder trabajar cómodamente. Lo primero que debe buscar es una superficie limpia y lisa. Debe ser un espacio amplio y además debe estar libre de objetos que puedan molestarnos durante la manipulación. En nuestro caso utilizaremos una mesa la cual cubriremos con una tela.

Tras eso llega el momento de preparar el material para el trabajo, es el siguiente:

  • - Guantes de algodón, 100% natural
  • - 2 trapos de algodón, 100% natural
  • - Alcohol etílico.
  • - Agua.
  • - Papel y lápiz.
  • - Goma de borrar
  • - Bastoncillo
  • - Pulimento para metal (opcional)

El papel y el lápiz son elementos muy a tener en cuenta ya que nos servirá para poder apuntar el estado general de los juegos y así poder pasarlo después a la ficha del ordenador que hemos creado previamente.

     

Elegimos un lápiz y no un bolígrafo o similares, porque involuntariamente podríamos pintar alguna de las partes del juego, y si la superficie es papel, luego no podremos borrarlo, quedando la marca de forma permanente.
Por otra parte, el pulimento, tal y como veremos después, nos servirá tan sólo en el caso de que nos encontremos óxido en los pines del cartucho. Es una situación no muy habitual, de manera que en la mayoría de los casos no será necesario su uso.

A continuación, nos ponemos los guantes y nos ponemos manos a la obra. Lo primero que se debe hacer es desmontar el juego completamente, separando el insert de la caja. Debemos tener totalmente a mano el insert, la caja, el cartucho, el manual y su funda.

     

Una vez separado el insert, cogemos un trapo, lo humedecemos con agua, y abriremos la caja de tal manera que podamos meter el trapo en el interior del plástico donde se sitúa el insert, y limpiaremos a conciencia su interior. Deberemos prestar especial atención a la parte superior de la caja, ya que es precisamente la zona que por lógica acumula más suciedad. Este es un momento para ser extremadamente concienzudo, pues debemos evitar forzar en exceso la apertura de la caja al pasar el trapo por dentro. Nunca debemos estirar el plástico para intentar acceder a zonas de difícil acceso, ya que podríamos provocar la aparición de una holgura, impidiendo que no se ajustaría al cerrar la caja.

     

Durante este proceso, si observamos que alguna zona muestra suciedad incrustada, entonces aplicaremos un poco de alcohol y tras limpiarlo lo aclararemos con agua. En el caso de restos de pegatinas (como de la etiqueta del precio, de la pegatina de algún importador o distribuidor, etc) tendremos que usar alcohol a la fuerza, ya que no existe otro método más efectivo. A pesar de que en principio parecer´que no tiene efecto, en unos segundos, tras empaparse bien el adhesivo, empezara a ceder. En cualquier caso, no olvidar nunca el aclarado con agua, sobretodo si hemos necesitado mucha cantidad, puesto que si dejamos la zona sin aclarar, podrían aparecer abrasiones provocadas por el contacto prolongado con esta sustancia..

     

Una vez que el plástico está limpio por fuera y por dentro (siempre hablamos de la parte externa de la caja), pasamos al interior de la caja, que alberga el cartucho y su manual. En este siguiente paso el procedimiento es el mismo. Pasamos el trapo humedecido con agua por la superficie y usamos alcohol si procede, sólo en aquellas zonas en las que veamos algún resto de adhesivo de alguna antigua pegatina o etiqueta, aclarando luego la zona con el trapo humedecido con agua. Luego secamos la zona, y la dejaremos secar a pesar de que veamos que parece totalmente seca, para asegurarnos de que no quedará ningún resto de humedad una vez hayamos acabado el trabajo y hayamos introducido cartucho y manual. Ya tenemos la caja lista, es hora de retirarla del área de trabajo.

     

A continuación vamos a dedicarnos a revisar detenidamente el manual, sin forzar excesivamente la apertura de las páginas, e iremos hoja a hoja, inspeccionando cualquier marca que pueda tener. De encontrarnos algo, tan sólo recomendamos tener una goma de borrar como única herramienta al respecto. Puede hacer desaparecer marcas de lápiz y alguna mota de polvo incrustada, pero nada más. Si lo que encontramos es marcas de bolígrafo o similares, no podremos hacer nada. Este proceso debemos repetirlo también para el insert, sometiéndolo a un minucioso examen y asegurándonos que está perfectamente apoyado en la superficie de trabajo, evitando así la aparición de vicios en el papel, arrugas o dobleces.

     

Llegados a este punto deberemos tener en cuenta si la caja está bien conservada o si por el contrario tiene algún deterioro o rotura, en cuyo caso se debería reemplazar por otra. Especial atención merece la bandeja interna de las cajas blandas, muy expuestas a roturas con el paso del tiempo. Las roturas en si no se pueden arreglar, sin embargo nuestro consejo es que empecemos a hacer el mantenimiento con los juegos más caros y de esta manera, si nos encontramos con alguna caja en mal estado, siempre podremos cambiarla por la caja de otro título más común o de inferior valor. La idea desde luego, es que si tenemos cajas en mal estado, acaben en juegos de escaso valor, y no en títulos raros o difíciles de encontrar.

     

A continuación llega el momento de dedicarnos al cartucho. Partiendo de la base de que no lo vamos a desmontar, la limpieza del mismo no debería ser muy difícil, ya que al estar dentro de la caja, no queda muy expuesto a acumulación de polvo y similares. Seguimos con la técnica del trapo humedecido, utilizando alcohol tan sólo en caso de encontrar algún resto más difícil de quitar.

Seguidamente le damos la vuelta y nos fijamos en los pines, los cuales también limpiaremos. Existen en el mercado muchos productos diseñados para limpiar componentes electrónicos, como CRC Contact Cleaner, pero el alcohol es igualmente muy válido para esta tarea. Para llevarla a cabo, vamos a utilizar un bastoncillo empapado en alcohol, el cual frotaremos por todo el pinout del cartucho, con mucho cuidado de no empapar el bastoncillo en exceso para que no gotee al interior del cartucho. Aunque ésta aparentemente parezca una zona limpia, al poco de frotar nuestro bastoncillo comenzará a ennegrecerse, prueba de que sí estaba sucia. Seguimos el procedimiento hasta repasar toda esta zona por completo. Cuando acabemos, deberemos asegurarnos de que el alcohol se haya evaporado por completo, antes de colocarlo dentro de su caja o de utilizarlo en el sistema.



Tan sólo en el caso de encontrar óxido en el pinout, pasaremos una lija muy fina y seguidamente aplicaremos pulimento específico para metal, el cual dejará los pines totalmente limpios de óxido y suciedad. Es una situación extremadamente infrecuente, pero posible a fin de cuentas.

Una vez nos hemos asegurado que la caja está bien conservada, llega el momento de montar el insert con cuidado, abriendo la caja en un ángulo lo más cercano posible a 180º para tener una mayor superficie de maniobra, y siempre intentando introducirlo por ambos lados simultáneamente, de lo contrario corremos el riesgo de provocar alguna doblez en el papel al quedar alguna esquina trabada en la junta entre el plástico transparente y la caja. Una vez introducido y tras asegurarnos de que al cerrar la caja, el insert se amolda perfectamente a ella, colocaremos el juego dentro de la caja, no sin antes poner en el fondo de la bandeja, un plástico esponjoso que proteja al cartucho ante roces o pequeños golpes.

     

Por último, limpiamos la funda del manual ya que aunque aparentemente parecerá limpia, siempre puede que tenga algún resto de suciedad. De esta manera tendremos el conjunto del título en perfecto estado de conservación, y no habremos dejado nada pendiente por hacer. Es muy importante en este sentido recordar que si hemos tenido que pasarle un paño húmedo para una mejor limpieza, nos aseguremos de que antes de volver a poner el manual en su interior, la funda debe estar totalmente seca, ya que de lo contrario habrá una acumulación de humedad que puede deteriorar el manual irremediablemente. De modo que, tras asegurarnos de que la funda está limpia y sobretodo seca, introduciremos el manual en ella. Tras esto, lo pondremos dentro de la caja, encima del cartucho.

     

Y así acaba el proceso de mantenimiento de nuestros juegos. Como hemos ido apuntando el estado de cada una de sus partes, ahora tan sólo nos quedará pasar toda la información a la tabla que hemos creado en el ordenador, y así de este modo podremos conocer a la perfección el estado de cada uno de ellos, y teniendo el conocimiento de su estado en todo momento. Como último consejo para mantener nuestros títulos impecables y protegidos, podemos hacernos con fundas de plástico flexible que podremos encontrar en páginas de compraventa o foros especializados, las cuales se amoldan perfectamente a las dimensiones de las cajas, quedando por tanto aislados permanentemente del polvo o suciedad que pueden acumularse con el paso del tiempo.




Referente a las fundas flexibles debemos tener en cuenta un aspecto muy importante. Dichas fundas se cierran a base de pestañas las cuales en parte quedan alojadas en el interior de las mismas, entrando en contacto directo con la caja del título. Estas solapas, a pesar de ser de plástico flexible, tienen la suficiente rigidez como para poder doblar el plástico protector del insert, o llegar incluso a dañar el propio insert, si no se introduce el título con cuidado en la funda. Nuestro consejo es que al alojar el título en las fundas, siempre se haga encima de una superficie rígida y en horizontal, nunca en vertical, puesto que el propio peso del título al caer puede hacer que aparezcan micropliegues, roces y similares en la caja y/o insert.




El proceso de mantenimiento no debería hacerse con prisas, ni tampoco se deberían someter muchos títulos seguidos al mismo, ya que se trata de un método que requiere meticulosidad, ser minuciosos. Con dos o tres títulos al día, es suficiente. Sin duda tomarnos las cosas con calma nos ayudará a ser más exhaustivos. Una vez hayamos finalizado el mantenimiento de todos los títulos de nuestra colección y hayamos documentado su estado, podremos tener un control sobre qué títulos necesitaríamos conseguir para mejorar su estado (manual, caja, etc), considerándose pues, un proceso imprescindible dentro del coleccionismo actual.

Como último punto a tratar, aunque no menos importante, es tener en cuenta el almacenaje de los títulos en nuestras estanterías. Hay una serie de consejos que deberían seguirse si se quiere mantener la colección como el primer día, y son los siguientes:

Subir
         
  EL ALMACENAJE      

En primer lugar y en la medida de lo posible, deberíamos adquirir una estantería de medidas específicas para albergar los juegos. La anchura o altura de la misma será variable en función de nuestro espacio disponible, pero debería ser un modelo que permita una fácil manipulación de las cajas (debería tener una altura de los estantes algo mayor que el juego), y además deberá disponer de tablero o plancha en el lado contrario, de manera que las cajas no lleguen a tocar nunca la pared a la cual se va a apoyar la estantería. De esta manera evitaremos sustos innecesarios como el contacto con dicha pared tras aparición de humedades imprevistas, acumulación de polvo que se desprende de la pintura o del yeso, etc.


En segundo lugar, la disposición de los juegos. Estos deben colocarse en vertical, con el lomo hacia nosotros, y deben estar juntos pero no apretados, para evitar fuertes roces entre las cajas cuando pretendamos manipular alguno de ellos. Además, seguiremos una importante regla que es la de nunca acumular juegos unos encima de otros, ya sea en vertical o en horizontal. La explicación es simple, y es debido al enorme peso de los juegos, que amontonados hacen que el situado en la parte inferior quede muy expuesto a la aparición de vicios en la superficie del plástico protector del insert, y lo que es peor, que el propio insert se vea afectado.. Por lo tanto, la disposición será la de fila en vertical, sin ningún objeto encima de ellos, especialmente más juegos

En tercer lugar, es la de pensar en la estantería como algo exclusivo para nuestra colección. Incluso en la zona más alta de la misma, la cual no tendrá juegos, evitar colocar plantas que deban regarse, e intentar que si esta debe anclarse a la pared, que precisamente esta sea esta zona la que lleve la sujeción a la pared, y no anclarla nunca desde dentro de algún estante, para de esta manera evitar que pueda llega a rozar algún título contra tornillos o cualquier pieza metálica a tal efecto.

 


Por último, se debe tener extremo cuidado con la disposición de la estantería en la habitación o salón, ya que nunca bajo ningún concepto debe orientarse hacia alguna ventana o cristalera que haga que la luz directa del sol incida sobre las cajas. El resultado, podemos provocar de manera imperceptible (el proceso es muy lento), un deterioro irremediable en los lomos de nuestros juegos, especialmente de aquellos con caja blanda, al producirse un decoloramiento general allí donde el sol ha incidido de forma prolongada. Los títulos con caja dura tienen la ventaja de que resisten más este problema, pero igualmente con el paso del tiempo, el insert se deteriorará. Es un problema que por desgracia aparece más a menudo de lo que se piensa, y es en definitiva lo que más bajará el valor de cualquier juego.

Y eso es todo, esperamos que el dossier os haya sido útil y os ayude a conservar los títulos para que luzcan en vuestras colecciones durante muchos años.




        Subir
Inicio |  Foro | HistoriaCatálogo / ReviewsDosieres | Glosario | EntrevistasLista de precios | EnlacesCréditos